internacionales costas




La Selva en Venezuela ocupa 430 mil metros cuadrados de extensión territorial.
En su seno se alojan las más diversas formaciones geológicas: los "tepuyes" o montañas verticales
de cúspide plana reinan sobre las llanuras suavemente inclinadas a los márgenes del Orinoco,
el tercer río más largo de América del Sur y arteria fluvial del corazón selvático venezolano.

La mayoría de los pobladores de la selva son los primeros que habitaron a Venezuela,
es decir, los indígenas. Allí conviven diferentes etnias, entre las que se encuentran:
Yekuana, Yanomami, Pemón, Warao, Piaroa y Panare, todo un tesoro de cultura ancestral.

En estas tierras, fascinados por la majestuosidad de sus paisajes, hallaron inspiración
Julio Verne y Alejo Carpentier para escribir El soberbio Orinoco y Los pasos perdidos, respectivamente.
Y es que el silencio juega con el estruendo que generan los caudalosos ríos y cascadas,
entre los cuales está la caída de agua más grande del mundo: El Salto Ángel.

La selva arropa a la especie humana minimizándola a tal punto que parece no existir
más que el olor, color y sonidos de una naturaleza invencible.